Uruguay no registra casos de mortalidad materna por interrupción voluntaria del embarazo

Entre los resultados más destacados está la reducción de la mortalidad materna a nivel general, que coloca al país en el primer lugar de América Latina. En los casos específicos de interrupción del embarazo, es cero.

Una canasta gratuita para todas las usuarias, el incremento de los controles a mujeres y niños, la mejora en los recursos para las maternidades y la aplicación de la ley de interrupción voluntaria del embarazo permitieron la reducción de la mortalidad materna en Uruguay, afirmó el ministro Jorge Basso. Para este último caso, no se registraron casos de mujeres fallecidas, añadió.

Basso enumeró los avances de la última década en una conferencia que se llevó adelante este lunes 28 en la sala Lumière, en Canelones. Entre los resultados más destacados está la reducción de la mortalidad materna a nivel general, que coloca al país en el primer lugar de América Latina. En los casos específicos de interrupción del embarazo, es cero.



Este objetivo está respaldado por un conjunto de medidas enmarcadas en el Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS), que incluyen el incremento de la atención prenatal y perinatal de la mujer y el niño, el pesquisamiento de patologías oncológicas y la optimización de los recursos dirigidos a las maternidades, dijo el ministro. Estableció que se debe seguir mejorando en la atención a la mujer rural y a las residentes de áreas suburbanas.

En cuanto a la anticoncepción, la directora general de Coordinación del ministerio, Adriana Brescia, recordó la implementación de una canasta básica de anticonceptivos para todas las usuarias del SNIS, que incluye el dispositivo intrauterino (DIU) y el implante subdérmico. El prestador público colocó más de 12.000 DIU entre 2015 y 2017, informó.

Con respecto a la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH), la jerarca indicó que hasta el momento se inoculó a 15.340 niñas, es decir que obtuvo una aceptación del 60 % de la población objetivo.

Una de las metas resaltadas fue la disminución del embarazo adolescente. Entre las mujeres de entre 15 y 19 años se registraron 1.211 nacimientos menos que en 2016 y 2.007 menos que en 2015.

En cuanto a interrupciones voluntarias del embarazo, en 2016 se realizaron 9.719 procedimientos y 9.830 en 2017, un incremento de 1,1 %. La mortalidad materna por esta razón es cero. Entre 2014 y 2016 la muerte materna se mantuvo estable, una tasa de entre 18 y 20 cada 100.000 nacimientos.

Por otra parte, la transmisión de VIH de madre a hijo fue de 1,5 % en 2016, con lo cual se alcanzó la meta prevista para 2020, que era finalizar ese año con un guarismo inferior al 2 %.

La ley de reproducción humana asistida, reglamentada en 2015, prevé la gratuidad para los casos de baja complejidad y la cobertura para los de alta complejidad. Al 31 de julio de 2017 ingresaron 1.909 solicitudes, de las cuales fueron autorizadas 1.696. El 50 % de las solicitudes provienen del interior del país.

Brescia recordó las rondas y ferias rurales a lo largo y ancho del país y agregó que en 11 departamentos existen convenios interinstitucionales en los cuales se determinan las obligaciones de cada una de las partes para mejorar la sanidad de este colectivo.

El encuentro incluyó una videoconferencia desde la ciudad de Madrid, a cargo de la especialista de OPS/OMS Concepción Martín, y una mesa de cierre, en la cual participaron el intendente de Canelones, Yamandú Orsi, y la directora del Instituto Nacional de las Mujeres, Mariella Mazzotti.

/* ]]> */